Thursday, October 28, 2010

Óperas de Strauss

¡La ópera de Richard Strauss no puede ser ignorada!
Primeramente, porque es piel,
luego corazón y fibra
y luego,
si se quiere y desea...
¡impecables neuronas!

Aquí hay una lista de sus óperas:

1.     Guntram, op. 25 (10, mayo, 1894, Weimar Hoftheater)
2.     Feursnot (Prueba de fuego), op. 50 (21, noviembre, 1901, Dresden Hofoper)
3.     Salome, op. 54 (9, diciembre, 1905, Dresden Hofoper)
4.     Elektra, op. 58 (25, enero, 1909, Dresden Hofoper)
5.     El caballero de la Rosa, op. 59 (26, enero, 1911, Dresden Hofoper)
6.     Ariadna en Naxos, op. 60 (segunda versión: 4,octubre, 1916, Viena Hofoper)
7.     La Mujer sin Sombra, op. 65 (10, octubre, 1919, Opera del Estado de Viena)
8.     Intermezzo, op. 72 (4, noviembre, 1924, Opera del Estado de Dresden)
9.     Helena la Egipcia, op. 75 (6 , junio, 1928, Opera del Estado de Dresden)
10.    Arabella, op. 79 (1, julio, 1933, Opera del Estado de Dresden)
11.    La Mujer Silenciosa, op. 80 (24, junio, 1935, Opera del Estado de Dresden)
12.    Friedenstag (Día de Paz), op. 81 (24, julio, 1938, 1938, Opera del Estado de Munich)
13.    Daphne, op. 82 (15, octubre, 1938, Opera del Estado de Dresden)
14.    Guntram, op. 25 (segunda versión, 29, octubre, 1940, Teatro Nacional de Weimar)
15.    Der Liebe der Danae, op. 83 (segunda versión 14, agosto, 1952, Festival de Salzburgo)
16.    Capriccio, op. 85 (28, octubre, 1942, Opera del Estado de Munich) 

Dos trabajos Operísticos

Hindemith. Neues vom Tage 2008
Gun Brit Barkmin. Wolfgang Holzmair. H:J:Ketilsson. John Bellemer. K. Peetz. T. Scharfenberger.
Dir.: Bruno Bartoletti

http://rapidshare.com/files/176180962/Neues_vomTage_Ancona08.rar.001
http://rapidshare.com/files/176187786/Neues_vomTage_Ancona08.rar.002
http://rapidshare.com/files/176194275/Neues_vomTage_Ancona08.rar.003
http://rapidshare.com/files/176200077/Neues_vomTage_Ancona08.rar.004

*********************************************************

Ernst Hoffmann. Undine. 1960.
Rita Streich. Raimund Grumbach. Melitta Muszely. Karl Kohn.
Max Proebstl. Orq. Radio Bavaria.

http://rapidshare.com/files/366833486/Hoffmann_Undine_1.rar
http://rapidshare.com/files/366833490/Hoffmann_Undine_2.rar
http://rapidshare.com/files/366941063/Hoffmann_Undine_3.rar
http://rapidshare.com/files/366941066/Hoffmann_Undine_4.rar



                       Rita Streich


Para leer más sobre Hoffmann ir AQUI
To read more about Hoffmann go HERE

*********************************************************


Berg. Wozzeck. 1972. Salzburgo. 
Walter Berry. Anja Silja. Fritz Uhl. Loren Driscoll. Helmut Melchert. Hans Kraemmer. Zoltan Kelemen. Gertrude Jahn. 
Fil. Viena. Dir.: Karl Böhm
http://rapidshare.com/files/365985526/Wozzeck_B__hm.zip



*********************************************************


Orff. Der Mond. VIDEO.

Munich 1965.
John Van Kesteren. Willi Brokmeier. Claudio Nicolai. Erner Kotrzerke. Erich Winkelmann. Ernst Sandleben.
Dir.: Kurt Eichhorn

http://rapidshare.com/files/298797250/Orff_Der_Mond_1965.avi.001
http://rapidshare.com/files/298808943/Orff_Der_Mond_1965.avi.002
http://rapidshare.com/files/298818676/Orff_Der_Mond_1965.avi.003
Para leer más sobre Orff y su obra ir AQUI y AQUI

Frases Interesantes

Las olas del corazón no estallarían en tan bellas espumas ni se convertirían en espíritu si no chocaran con el destino,esa vieja roca muda.

Friedrich Hölderlin

"Dentro de toda mujer, incluso de la más reprimida, alienta una vida secreta, una fuerza poderosa llena de buenos instintos, creatividad, pasión y sabiduría eterna.Es la Mujer Salvaje, una especie en peligro de extinción..."

-C.P. Estés-

"El romanticismo no radica precisamente en la elección de los temas ni en la verdad exacta, sino en la manera de sentir. Se ha buscado fuera, cuando sólo se puede encontrar dentro"

Baudelaire

POESÍA DECISIVA – FRIEDRICH HÖLDERLIN


Publicaciones

POESÍA DECISIVA – FRIEDRICH HÖLDERLIN
Versión de Breno Onetto

Colección Traducción de Textos – Instituto de Arte PUCV
Año 2000
    Y TE LO PUEDO HASTA DECIR… [Ich kann dir das wohl sagen…] Y te lo puedo hasta decir, que aún me alegro de los buenos tiempos, de los cuales guardo recuerdo; aún sé de las buenas horas, cuyo espíritu puro y bueno y confortable yo desconocía, de modo que me equivocaba con el rostro de los hombres vaciando palabras erróneas desde mi interior. Ahora tengo un hábito desde donde entiendo mucho mejor mi vida; y no me asombra que haya arrancado al encierro de mi soledad y viva mejor en la libertad de la creación y en una vida activa, no muy desconocida pero bien consciente de todo. Tomo el mundo generalmente de un modo totalmente diferente. Me asombro como ha llegado a sucederme esto. Si no supiera que tengo una vida y que a ella le aguarda el placer y la belleza de la vida, no sabría tampoco que este cielo, la naturaleza incorruptible, donde vivo temporalmente: estas quietas y pálidas nubes, bajo las cuales se posa mi nave, y este sol, estos aires favorables, que me dan testimonio de lo más alto y de un porvenir prometedor; que todos estos santuarios, a los que se halla consagrado mi corazón no son únicamente signo del pasado sino también del presente, donde yo encuentro no sólo hombres buenos sino hombres de grandeza: un reconocimiento inconfundible de nuestra naturaleza, con sus hombres grandes y creyentes. Miro gustoso los caminos por los que andamos. ¡Ah celeste divinidad! Como lo fuera antes entre nosotros, cuando te dedicara diversas y no insignificante batallas, con sus frecuentes victorias. Lo admito, habría hecho un montón de afirmaciones, debido al placer en mis lecturas, en que no te ocultara ni a ti ni a tu confesión de las más duras costumbres, casi siempre gratamente, en colinas solitarias que yacen detrás nuestro en las regiones de Tebas, Macedonia, y Atica; por las cimas y quebradas de los verdes valles del Olimpo, en los montes de Tracia, arriba en Lemnos, bajo la sombra de los árboles de la distante Itaca, cerca de Mitilene, de Paros; incluso me hubiese ido con mi vida mejor a los lugares pacíficos en el interior de las islas, o en los sagrados monasterios, o con hombres, en iglesias; así me llamó un dios al descanso, por la excesiva falta de divinidad que hallara entre los hombres, y forzado de esa forma, tal vez por una fuerza suprema se me aparece incluso mi actual actividad, en la que vivo, pero estoy hablando de mí. ¿Cómo he de hablarte más claramente de la felicidad? ¿Hablo de hombres de nuestro mundo cotidiano? Por los aires del cielo se manifiesta la gracia de la divinidad. Reluce por las dichosas habitaciones […]

Traducciones de Hölderlin

traducciones / Friedrich Hölderlin por Alberto Romandía


Alberto Romandía (Zapopan, Jalisco, 1978) estudió idiomas (Instituto cultural México-Americano de Jalisco) y artes audiovisuales (CAAV), así como filosofía (entre la U de G y la E.-K. Universität, Tubinga, Alemania); realizó una estancia de investigación antropológica (UDLAP) además de proyectos de labor social en comunidades mayas y huicholas. Fungió como 2º lector en la Ed. Max Niemeyer Verlag.

Autoproclamado "talachero de la poesía", Alberto Romandía traduce, en las siguientes líneas, textos del poeta alemán Friedrich Hölderlin, cedidos a Poética Arbitraria para el público lector.



Friedrich Hölderlin
(selección y traducción de Alberto Romandía)*


Der Mensch

Wer Gutes ehrt, er macht sich keinen Schaden,
Er hält sich hoch, er lebt den Menschen nicht vergebens,
Er kennt den Wert, den Nutzen slochen Lebens,
Er traut dem Bessern sich, er geht auf Segenspfaden.


El humano

Quien bienes honra, no se hace daño alguno,
Alto se mantiene, no en vano vive a los humanos,
El mérito conoce, los provechos de semejante vivir,
Se fía del mejor, por veredas de prosperidad se marcha.


Das Gute

Wenn Inneres sich bewährt, ist Gutes zu erkennen,
Es ist zu würdigen, von Menschen zu benennen,
Ist anwendbar, wie sehr die Menschen widerstreben,
Es ist zu achten, nützt und ist nötig in dem Leben.


Los bienes

Si lo intrínseco buen resultado da, el bien es de reconocerse,
Es de dignificarse, humano ser nombrado,
Aplicable lo es, cual tan de mala gana los humanos,
Es de poner atención, utiliza y es indispensable en la vida.


NICHT ALLE TAGE…

...Nicht alle Tage nennet die schönsten der,
.....Der sich zurücksehnt unter die Freuden wo
.........Ihn Freunde liebten wo die Menschen
.............Über dem Jüngling mit Gunst verweilten


No todos los días...

...No todos los días nombra lo más bello quien,
.....Quien bajo los regocijos añora donde
........Amigos le quisieron donde los hombres
...........Sobre el jovenzuelo con gracia se detenían.


Griechenland

Wie Menschen sind, so ist das Leben prächtig,
Die Menschen sind der Natur öfteres mächtig,
Das prächt’ge Land ist Menschen nicht verborgen
Mit Reiz erscheint der Abend und der Morgen.
Die offnen Felder sin als in der Ernte Tage
Mit Geistigkeit ist weit umher die alte Sage,
Und neues Leben Kommt aus Menschheit wieder
So sinkt das Jahr mit einer Stille nieder.

Mit Untertänigkeit
Den 24t. Mai 1748
Scardanelli.



Grecia

Como los humanos son, así es la vida espléndida,
Los humanos son de la naturaleza a menudo los amos,
La tierra, suntuosa, no se oculta a los hombres,
Con atractivo comparecen la noche y la mañana.
Los campos abiertos son como en los días de siega
Con espiritualidad (es) amplia en torno a la anciana leyenda,
Y la vida nueva retorna desde la humanidad
Así desplómase el año en calma cuesta abajo.

Con sumisión
a 24 de mayo de 1748
Scardanelli.




------------------------------
*Welche der Späteste Gedichte / Algunos de los Poemas Tardíos. Ausgeschöpfen aus /Extraídos de: Die Gedichte. Sämtliche Gedichte und Hyperion (Los poemas. Poesía completa e Hiperion), 1ª edición, Insel Verlag, Frankfurt am Main und Leipzig, 2001, ss./p.p. 456, 461 und/y 474.

Hölderlin y Hegel

HOLDERLING /cartas a Hegel



FRIEDRICH HÖLDERLIN
DOS CARTAS A HEGEL


I

Waltershausen bei Meiningen,
10 de julio de 1794.

Querido hermano:

Estoy seguro de que te has acordado a veces de mí, desde que nos separamos con la consigna "Reino de Dios". Por muchas metamorfosis que pasemos, creo que siempre nos reconoceremos en este lema. Estoy seguro que, de cualquier manera que te vaya, el tiempo nunca podrá borrar en ti ese rasgo. También conmigo creo que pasará lo mismo. Y es que ese rasgo es lo que más amamos el uno en el otro. Por eso estamos seguros de que nuestra amistad durará eternamente. Por lo demás, te echo mucho de menos. Tú has sido tantas veces mi genio tutelar... ¡Cuánto te debo! Y hasta que nos hemos separado no lo había sentido del todo. Me gustaría poder aprender aún algo de ti, también a veces comunicarte algo de lo mío.
Escribirse cartas no pasa nunca de ser un sucedáneo; pero siempre es algo. Por eso no debíamos dejarlo del todo. Tenemos que recordarnos de vez en cuando qué derechos tan grandes poseemos recíprocamente el uno sobre el otro.
Me parece que en cierto modo encontrarás tu mundo bastante congruente contigo. Pero no tengo por qué envidiarte. Igual de buena me parece mi situación. Tú estás más en claro contigo mismo que yo. A ti te gusta estar un poco rodeado de ruido; yo necesito silencio. Tampoco carezco de alegría. A ti nunca te falta.
A veces me gustaría hallarme rodeado de tus lagos y tus Alpes. La gran naturaleza nos ennoblece y acera irresistiblemente. En cambio, vivo en el ámbito de un espíritu singular, excepcional por su envergadura, y profundidad, y finura, y donaire. Difícil te será hallar en Berna una mujer como la señora von Kalb. ¡Qué bien te sentirías dejándote asolear por este claro rayo! Si no fuese por nuestra buena amistad, tendrías que estar un poco resentido por haberme cedido tu buena estrella. También ella, ante mi ciega dicha en todo lo que le cuento de ti, tiene que pensar casi que ha salido perdiendo. Muchísimas veces me ha advertido que tengo que escribirte. Y ahora de nuevo.

[...]

No dejes de escribirme largo y tendido lo que ahora piensas y haces, querido hermano.
Mi tarea se halla ahora bastante concentrada. Kant y los griegos son casi mi única lectura. Sobre todo trato de asimilar la parte estética de la filosofía crítica. Hace poco realicé una pequeña excursión a la región de Fulda, pasando por los montes del Rhön. Uno cree hallarse en los montes suizos entre esas colosales alturas y los fértiles, encantadores valles sembrados de casitas dispersas al pie de los montes, a la sombra de los abetos, entre rebaños y arroyos. Fulda misma tiene una situación encantadora. Los montañeses son como en todas partes, un puco rudos y simples. Por lo demás, pudieran tener alguna buena cualidad que nuestra cultura ha destruido.
No dejes de escribirme pronto, querido Hegel. Me es completamente imposible estar privado de tus noticias.

Tu Hölderlin

II


Jena,
26 de enero de 1795.

Tu carta me ha deparado una alegre bienvenida al volver a Jena. A finales de diciembre partí para Weimar con la señora del comandante von Kalb y mi pupilo, que había estado aquí solo conmigo dos meses. Ni yo mismo sospechaba que iba a volver tan pronto. Las calamidades que pasé como educador debido a mis especiales circunstancias subjetivas, y la necesidad de vivir por lo menos algún tiempo para mí mismo -que mi estancia aquí no ha hecho más que aumentar- me hizo exponer a la señora del comandante, aún antes de salir de Jena, mi deseo de dejar mi ocupación en su casa. Y aunque me dejé convencer por ella y por Schiller de hacer un nuevo intento, no pude aguantar la broma más de dos semanas, pues, entre otras cosas, estaba casi completamente insomne; así que me volví lleno de paz a Jena, disfrutando por primera vez en mi vida de una independencia que espero no será infructuosa.
Mi actividad productiva se concentra casi exclusivamente en la elaborarán de los materiales de mi novela [Hyperion]. El fragmento publicado en la [revista Nueva] Thalia es todavía una masa bruta. Pienso que acabaré la novela por Pascua; permíteme que hasta entonces no te hable más del tema. El "Genio de la audacia", del que quizá te acuerdes todavía, lo he entregado reelaborado a la Thalia junto con algunas otras poesías. Schiller se interesa mucho por mí y me ha animado a que le escriba algo para su nueva revista, Las Horas, así como en su proyectado Almanaque de las Musas.
He hablado con Goethe. ¡Hermano! Es el más bello placer de nuestra vida encontrar tanta humanidad en tanta grandeza. Estuvo hablando conmigo tan afable y amistoso, que te aseguro que el corazón me reía y aún me ríe cuando lo recuerdo. Herder estuvo también cordial, me tomó de la mano; pero mostraba ya más el hombre de mundo, habló a menudo muy alegóricamente, como ya sabes que es. Le pienso visitar alguna vez. El mayor von Kalb seguramente se quedará con su familia en Weimar (por lo tanto, su hijo ya no me necesitaba y la despedida pudo anticiparse), y la amistad que tengo, sobre todo, con la señora del comandante, me abre las puertas para visitar la casa con cierta frecuencia.
Los apuntes especulativos de Fichte -"Fundamentos generales de la doctrina de la Ciencia"-, así como sus "Clases sobre la condición del sabio" (ya impresos), te interesarán mucho. En un comienzo sospeché mucho que era un dogmático. Si se me permite una conjetura, parece haber estado realmente al borde de ello o estarlo aún: su aspiración es ir en la teoría más allá del hecho de la conciencia. Así lo muestran muchísimas de sus expresiones, y esto es trascendente tan cierta e incluso más llamativamente que la aspiración de los metafísicos tradicionales a ir más allá de la existencia del mundo. Su Yo absoluto (= Sustancia de Spinoza) encierra toda la realidad. Es todo y fuera de él no hay nada. Por tanto, este Yo absoluto no tiene objeto; de otro modo, no encerraría toda la realidad. Pero una conciencia sin objeto es impensable; incluso si yo mismo soy ese objeto, en cuanto tal me hallo necesariamente limitado, aunque sea en el tiempo; por tanto, no soy absoluto. De modo que una conciencia es impensable en el Yo absoluto, como Yo absoluto no tengo conciencia, y, en tanto en cuanto no tengo conciencia, soy nada (para mí) y el Yo absoluto es (para mí) Nada.
Así puse por escrito mis pensamientos aun en Waltershausen, cuando leí sus primeras páginas, inmediatamente después de haber leído a Spinoza. Fichte me confirma [...] la posición (en su lenguaje) del Yo y el No-Yo es ciertamente curiosa. También la idea de aspiración, etc.
Tengo que acabar pidiéndote que tomes todo esto como si no lo hubiese escrito. Eso de que te estás ocupando de los conceptos religiosos es ciertamente bueno e importante en un sentido. El concepto de Providencia lo tratarás, supongo, en completo paralelo con la teleología kantiana. El modo que tiene Kant de unir el mecanismo de la naturaleza (o sea, también del destino) y su finalidad me parece encerrar propiamente todo el espíritu de su sistema. Ciertamente es el mismo modo que tiene de resolver todas las antinomias. En esto de las antinomias Fichte tiene una idea muy curiosa, sobre 1a que mejor te escribiré otro día. Estoy dándole vueltas hace tiempo al ideal de una educación del pueblo. Y como tú te ocupas precisamente de una parte de ella, la religión, tal vez eligiendo tu imagen y tu amistad como guía de mis ideas acerca del mundo exterior sensible, pueda escribirte enseguida por carta lo que acaso tardaría más en escribir [para mí]. Espero tu juicio y tus correcciones.