Monday, March 19, 2018

Poemas de Hölderlin

FRIEDRICH HÖLDERLIN

A LA MUERTE DE UN NIÑO
Pertenece a los niños la belleza,
Como un retrato de Dios tal vez,
—La paz y el silencio son su naturaleza,
Entregada a la alabanza de los ángeles.

EN EL NACIMIENTO DE UN NIÑO
Con qué alegría debe mirar
El padre celestial al niño que ha nacido,
Cuando por prados florecidos camine
En compañía de otros, que le son amados.
Alégrate de vivir,
De un alma pura emana
La belleza del anhelo soberbio,
Divina causa de tu mayor beneficio.

EL OTOÑO
El fulgor de la Naturaleza es la más alta aparición,
Donde pleno de gozo el día termina,
Es el año, que con esplendor se consuma,
Donde alegre brillo y frutos aúnanse.
La superficie del mundo engalanada está, y de tarde en tarde se oye
El sonido a través del campo abierto, el sol calienta
Suave los días del Otoño, los campos parecen
Lejanos en la visión, el aire sopla
Entre troncos y ramas con dulces susurros
Cuando ya los campos en eriales se trocan,
Y todo el sentido de la clara imagen cobra vida
Como un cuadro, rodeado de áureos resplandores.

15 de Noviembre 1759.

LOS HOMBRES
Cuando se nutre el hombre de sí mismo y el porvenir contempla,
Es como cuando un día de otros días se diferencia,
Y excelso se inclina el hombre hacia ese porvenir,
Alejado de la Naturaleza y sin envidia.
Como solo en otra enorme vida,
Alrededor de la cual verdéase la Primavera, el Verano alegre se detiene
Hasta que el año rápido desciende hacia el Otoño
Y sin cesar las nubes nos envuelven.


28 de Julio 1842. Humildemente Scardanelli.

VISTA PANORÁMICA
El gozo que los hombres manifiestan, de su ánimo brota,
Y del bienestar, y es en el campo donde fórjase,
En la visión del crecimiento de los árboles, la grata floración,
En los frutos de la cosecha que para ellos crece.
Circundan las montañas el campo, del cielo descienden
El crepúsculo y el aire, por la llanura los plácidos caminos
Se pierden lejanos, y sobre el agua marcha
el hombre por altos e intrépidos puentecillos.
Mora el recuerdo en la palabra de los hombres
Y estando unidos encaminan los días
De la vida hacia el Bien sobre esos lugares,
Haciéndose a sí mismo el hombre la pregunta del Saber.
En la visión como un despertar, el hombre se regocija
De tal provecho, con días que renueva
Su trabajo, y al Bien gobierna rectamente
La prudencia, que como acción de gracias, no envejece.

TIERRA DE GRECIA
Esplendorosa es la vida, a la medida de los hombres,
A menudo más radiantes son éstos que la Naturaleza,
No se oculta a los hombres la esplendorosa tierra,
Antes con plenitud se muestran el anochecer y la mañana.
Abiertos están los campos como en los días de la siega,
Con espiritualidad los cubre la vieja Leyenda,
Y al hundirse el año en el silencio
A los hombres entrega nueva vida.

Humildemente Scardanelli.
24 de Mayo de 1748.

EL ESPÍRITU DEL TIEMPO

La vida es la tarea del hombre en este mundo,
Y así como los años pasan, así como los tiempos hacia lo más alto avanzan,
Así como el cambio existe, así
En el paso de los años se alcanza la permanencia;
La perfección se logra en esta vida
Acomodándose a ella la noble ambición de los hombres.


Humildemente Scardanelli.
24 de Mayo de 1748

Traducción: Txaro Santoro y José María Álvarez