Monday, May 13, 2013

Günter Grass en el Cultural.es [http://www.elcultural.es/]


Lírico botín [http://www.elcultural.es/]

Inédito de Gönter Grass

 | Publicado el 27/04/2006 |  Ver el número en PDF

Después de una semana en que la poesía se ha enseñoreado de nuestro país, de la Cosmopoética cordobesa a las VIII Jornadas de poesía en español de Logroño, El Cultural anticipa los poemas y dibujos inéditos de una de las primicias poéticas del año: Lírico botín, de Gönter Grass. Una obra fascinante, porque, como confiesa él mismo, “mis poemas son el mejor modo de conocerme”, y porque, en palabras de Miguel Sáenz, traductor de la obra,“Grass ha entrado a saco en su producción novelística y poética de los últimos cincuenta años para extraer como trofeos sus poemas más queridos”. “Ahora bien -insiste Sáenz-, ¿se confiesa Grass en estos poemas? La respuesta es afirmativa, pero sólo si se tiene en cuenta que hay otros muchos Grasses: el narrador, el dramaturgo, el hombre público, el político... Con todo, este Grass lírico es, sin duda alguna, el Grass más próximo y comprensible. No hay que olvidar que Grass comenzó como poeta y sólo mucho más tarde la fuerza épica de tambores y rodaballos hizo casi olvidar al poeta original e inimitable”. Por eso, estas páginas ofrecen los mejores inéditos de este auténticoLírico botín, que lanza la próxima semana Bartleby Editores.


Pequeña fiesta
Antes de que los precios trepen por nuestro salario
-mañana los nudillos golpean ya, galvanizados,
en valores firmes, leitmotiv-,
debe surgir la alegría; las brisas ligeras
nos animan y hacen nuestra crisis placenteras.

Enumeramos tesoros: a menudo se busca
una funda de gafas, pero se abandona luego.
Carta o dinero -y también su resplandor interno- se convierten en capital: la
luz de las velas no alcanza
y anuncia la última capa de la esperanza.

¿Quién da? ¿Quién subasta? ¿Y quién se queda?
Después de siete horas de jugar centavos a las cartas,
todos han ganado tiempo, sólo el marco
ha perdido y va a dar su caminata
para ahogarse en las ahogadas minas de plata.

En los rincones, apoyado en el cansancio,
se repone el pecado y apenas divierte.
Sólo hacia el amanecer -desembriagado-
el dueño se decide a decir la enormidad:
¡Hay que someter a Dios a control de calidad!

A nosotros, unidos en el consumo sujeto a plazos
-puesto en hielo, todo paladar es sordo,
entre pollos que saben a cadáver
y provisiones que creen en emergencias-,
se nos arrebatan de la boca las apetencias.

Estrangulada la burla, bloqueada la ironía:
mi comercio se queda con los lagrimales.
Ay, si los mercados fueran abiertos y el amor libre,
las tendencias tendrían que afirmarse:
con compras de apoyo, la impotencia puede imaginarse.

Los huéspedes se van, son comedidos.
Pero mis carcajadas reclaman prima de polución
y en vertederos de ceniza hacen propaganda las risitas
por un cielo azul sobre el Ruhr y el Rin.
Yo aireo, pero el aire dice: no, pillín.


Peras y judías
Antes de que los verdes brotes se marchiten -
empollando las gallinas un otoño temprano-,
ya antes de que los afiladores de tijeras
prueben la luna con su duro pulgar,
el verano cuelga aún de tres hilos,
un medallón cierra la helada,
antes aún de que el adorno, pariente de la lluvia, emigre,
antes aún de que los cuellos desnudos, semienvueltos en niebla,
antes de que los bomberos extingan los asteres
y las arañas caigan en los vasos
para así evitar corrientes de aire,
antes, antes de que nos disfracemos,
envolviéndonos en míseras novelas,
vamos a limpiar judías verdes.
Con amarillas peras, clavo,
con carne de carnero las judías verdes,
con clavo negro y amarillas peras,
así nos comeremos las judías verdes,
con carne de carnero, clavo y peras.


Mi amigo Walter Henn ha muerto
Nunca quería irse a dormir.
Su cansancio se quedaba sentado y se disipaba hablando.
Sabía hacer
que las palabras hinchadas
parecieran leves.
Para él la simetría no podía durar;
su sonrisa la hacía desaparecer.
Su ligereza dejaba sin trabajo a las columnas.
Su ingenio
aparecía
con paso de paloma.
La técnica lo obedecía casi siempre.
Para cada milagro encontraba una nueva máquina de levitación.
Hablábamos de espantapájaros;
debían de hacerse móviles.
Pesaba más que Bayreuth y menos
que una libra de cerezas.
Y no quería irse a dormir.
No poseía nada por mucho tiempo.
Todos lo querían inexorablemente.
Jugaba por
contra
y con los minutos y el dinero.
Hasta el agua la bebía con ansia.
Del codillo
que le gustaba comer
se dejaba cinco cuartos.
Y tenía miedo al dentista.
Y eludía sus problemas:
a izquierda y derecha, árboles en fila, de hoja perenne.
Y hacía creer a las mujeres regordetas
que eran chicas semitransparentes.
Y se retorcía su pelo de treinta y un años.
Y no quería irse a dormir,
porque quería seguir hablando,
porque su sed estaba totalmente despierta,
porque su espectáculo no acababa,
porque para cada mutis se le ocurrían tres entradas en escena,
porque no sabía acabar y nunca lo intentaba:
astutas disculpas
dragones de papel,
bambalinas movidas de un lado a otro...
Pero ahora mi amigo,
que nunca quería irse a dormir,
está muerto.
No. No digáis prematuramente.
No habléis de los dioses
que lo amaban,
como dice el rumor,
hablad del engaño, de la injusticia
estúpida y cuadriculada,
de la hora de cierre
que dice: ¡por hoy basta, señores!
hablad de nosotros, las sanguijuelas,
y del agujero que ha quedado:
imposible de llenar... mirándolo fijamente... sin dormir.


Paisaje político
Para nosotros los perjudicados, para los que saber
obliga a hacer un esfuerzo para olvidar,
la geografía ordena una historia confusa:
Al lado de Adenau y hasta el riachuelo Hunte,
entre Galen y Frings,
los sociatas consiguen pequeñas ganancias
y se afanan por olvidar.
Pero sin cesar, junto al Wahnsee, se reúne la Conferencia;
sin cesar se fuerzan comentarios en lava del Eifel, basalto,
Globke grisáceo... nunca más en Travertin.
Porque eso debe quedar, quedar
y nunca más puede aplazarse:
desde el Jaksch hasta el Veba,
se piensa incesantemente hasta el final.
La culpa y la silvicultura
o lo que vuelve a crecer: áreas protegidas
dan al país estrechez y esperanza,
a la estrechez y la esperanza del país,
para que la madera útil y una nueva generación
se olviden ya mañana
de lo entrampada, lo despoblada
que estaba la Selva Negra.
El país es hermoso y la Naturaleza
apoya las cotizaciones y los prospectos turísticos,
porque una mirada hasta el Elba
o desde el Bocksberg hasta, al otro lado, el Marx
-cómo se protegen; cómo nos protegemos-,
por donde se interponen montañas serias
y el pensamiento no levanta el vuelo,
vale la pena echar una mirada
desde el Blessing sobre el Rin.
Ah, sus afluentes a izquierda y derecha:
el Barzel desemboca en el Wehner.
Aguas residuales alimentan el ser.
arenisca gris, Rehwinkel, abetos sin fronda,
karst, Abs y cerveza de Kulmbach,
nubes anticuadas sobre la tierra de Heidegger.


Decadencia
Aunque los huevos frescos contienen aspirina,
los gallos tienen dolores de cabeza,
pero sin embargo se aparean;
qué nerviosos salen del huevo los pollitos en primavera.


Veintisiete hombres
Saturno, el agrio atleta del cielo,
vino a buscarnos, su desayuno, sin ningún desvelo.
Ya bulle la mayoría, la múltiple frente,
el unicornio con su resto en la mente.

Nosotros éramos hombres veintisiete
pero Pascke nos puso pronto en un brete.
Disparó dos veces al espejo, acertó
y al espejo de su sueño semiciego despertó.

Cuando Frobe batió la mantequilla,
hasta que el agua saltó, dijo: ¡qué amarilla!
Agarró una tiza y dibujó un gato en el paredón:
¡Muera, muera ese ratón!

Schenker a todas las moscas había ahorcado,
las arañas seguían su mismo vaivén,
había a un hombre tranquilo molestado
y al hijo de ese hombre también.

Franz Loth apuñaló un horno a su antojo
y estranguló su toalla con irritación;
porque viendo un horno, lo veía rojo,
una toalla era para él provocación.

En Fráncfort, donde la Bolsa se hunde,
el universal Friedrich no se confunde;
como nosotros, antes estuvo en el Archivo,
pero el balance público fue negativo.

Y ése tiró a la paloma de la torre
Y Hermann al gusano enterrado no socorre.
Así se saltan los ojos a las patatas,
y se ahoga despacio a piedras insensatas.

Cortamos con nuestra hacha mancomunada
la punta a una flecha abandonada;
el barco ni proa ni popa tenía,
pero nadie en una vía de agua creía.

Luego fingimos añoranza y soledad, -
luego tallamos sillas de montar y felicidad
y nos sentamos - nos habíamos perdonado -
pronto encima, agotando al semental,
de cromo y gasolina el animal.

Salamos la miel, la sal endulzamos.
El balido a la cabra del cuello cortamos...
Saturno, el agrio atleta del cielo,
vino a buscarnos, su desayuno, sin ningún desvelo. 

Deseo, sueño o frustración [Longing, Dream or failure]

Otto Pankok, 1950, Holzschnitt [Grabado en madera],
Christus zerbricht das Gewehr
[Cristo rompe el fusil]:
Judaismo
Cristianismo
Islamismo.

Saturday, May 4, 2013

Correspondance deserving of a wider audience


Wednesday, 7 October 2009

The word God is the product of human weakness



In January of 1954, just a year before his death, Albert Einstein wrote the following letter to philosopher Erik Gutkind after reading his book, "Choose Life: The Biblical Call to Revolt," and made known his views on religion. Apparently Einstein had only read the book due to repeated recommendation by their mutual friend Luitzen Egbertus Jan Brouwer. The letter was bought at auction in May 2008, for £170,000; unsurprisingly, one of the unsuccessful bidders was Richard Dawkins.

Translated transcript follows.

(Source: David Victor; Image: Albert Einstein, via.)



Translated Transcript
Princeton, 3. 1. 1954

Dear Mr Gutkind,

Inspired by Brouwer's repeated suggestion, I read a great deal in your book, and thank you very much for lending it to me. What struck me was this: with regard to the factual attitude to life and to the human community we have a great deal in common. Your personal ideal with its striving for freedom from ego-oriented desires, for making life beautiful and noble, with an emphasis on the purely human element. This unites us as having an "unAmerican attitude."

Still, without Brouwer's suggestion I would never have gotten myself to engage intensively with your book because it is written in a language inaccessible to me. The word God is for me nothing more than the expression and product of human weakness, the Bible a collection of honorable, but still purely primitive, legends which are nevertheless pretty childish. No interpretation, no matter how subtle, can change this for me. For me the Jewish religion like all other religions is an incarnation of the most childish superstition. And the Jewish people to whom I gladly belong, and whose thinking I have a deep affinity for, have no different quality for me than all other people. As far as my experience goes, they are also no better than other human groups, although they are protected from the worst cancers by a lack of power. Otherwise I cannot see anything "chosen" about them.

In general I find it painful that you claim a privileged position and try to defend it by two walls of pride, an external one as a man and an internal one as a Jew. As a man you claim, so to speak, a dispensation from causality otherwise accepted, as a Jew the privilege of monotheism. But a limited causality is no longer a causality at all, as our wonderful Spinoza recognized with all incision, probably as the first one. And the animistic interpretations of the religions of nature are in principle not annulled by monopolization. With such walls we can only attain a certain self-deception, but our moral efforts are not furthered by them. On the contrary.

Now that I have quite openly stated our differences in intellectual convictions it is still clear to me that we are quite close to each other in essential things, i.e; in our evaluations of human behavior. What separates us are only intellectual "props" and "rationalization" in Freud's language. Therefore I think that we would understand each other quite well if we talked about concrete things.

With friendly thanks and best wishes,

Yours,

A. Einstein

Bellísima de Eduardo Lizalde


Y si uno de esos ángeles
me estrechara de pronto sobre su corazón,
yo sucumbiría ahogado por su existencia
más poderosa.

Rilke, de nuevo

Óigame usted, bellísima,
no soporto su amor.
Míreme, observe de qué modo
su amor daña y destruye.
Si fuera usted un poco menos bella,
si tuviera un defecto en algún sitio,
un dedo mutilado y evidente,
alguna cosa ríspida en la voz,
una pequeña cicatriz junto a esos labios
de fruta en movimiento,
una peca en el alma,
una mala pincelada imperceptible
en la sonrisa…
yo podría tolerarla.

Pero su cruel belleza es implacable,
bellísima;
no hay una fronda de reposo
para su hiriente luz
de estrella en permanente fuga
y desespera comprender
que aun la mutilación la haría más bella,
como a ciertas estatuas.

Amazing Poetry by Efraín Huerta


I.
PEQUEÑO LAROUSSE

“Nació
En Silao.
1914.
Autor
De versos
De contenido
Social.”
Embustero
Larousse.
Yo sólo
Escribo
Versos
De contenido
Sexual.


II.
AY POETA

Primero
Que nada:
Me complace
Enormísimamente
Ser
Un buen
Poeta
De segunda
Del
Tercer
Mundo

30 de junio de 1969


III.
TANGO

Hoy
Amanecí
Dichosamente
Herido
De
Muerte
Natural


IV.
CANDOROSO TESTAMENTO

Ahora
Me
Cumplen
O
Me
Dejan
Como
Estatua


V.
ALTURA

Estoy
Exactamente
A
Un metro
Con 74 centímetros
Sobre
El
Nivel
Del mal


VI.
EL CÓMICO

Regularmente
Hago
Una
Vida
Bastante
Irregular


VII.
IMPOSIBILIDAD

Por ahora
No puedo ir
A San Miguel
De Allende
No tengo
Ni para
El
Paisaje

25 de junio de 1971


VIII.
ARENGUITA

Paranoicos
De todos
Los
Matices
¡Uníos!


IX.
CON PASIÓN

Y así
Le dije
Con desolada
Y cristiana
Bondad:
Desnúdate
Que yo
Te
Ayudaré


X.
CINISMO

Ayer
También
Tengo
Ganas
De
Emborracharme


XI.
DISTANCIA

Del
Dicho
Al
Lecho
Hay
Mucho
Trecho


XII.
PROTAGÓRICA

El
Hambre
Es
La medida
De todas
Las
Cosas


XIII.
TLÁLOC

Sucede
Que me canso
De ser dios
Sucede
Que me canso
De llover
Sobre mojado
Sucede
Que aquí
Nada sucede
Sino la  lluvia
lluvia
lluvia
lluvia


XIV.
ORACIÓN

Sufro
Bonitamente
Líbreme
Dios
De los
Malos
Sufrimientos

20 de agosto de 1969


XV.
REDIL

Como
Buena
Oveja
Descarriada
Que soy
Me vendo
Bien
Al mejor
Pastor


XVI.
RESIGNACIÓN

Buenos
O malos
(Más malos
Que buenos)
Todos mis
Poemas
Son del
Demonio
Público


XVII.
ÁNGEL II

Y
Si
Me
Caigo
Qué
Del
Cielo
No
Paso


XVIII.
D.D.F

Dispense
Usted
Las molestias
Que le ocasiona
Esta
Obra
Poética


XIX.
FRACASADO

Nunca
Pude
Llegar
A ser
Un buen actor
Siempre
Tuve
Muy mala
Drogadicción


XX.
LA CONTRA

Nomás
Por joder
Yo voy
A resucitar
De entre
Los
Vivos


XXI.
SALVAJEZ

Todos
Los lunes
Descubro
Que llegué
Muy tarde
A mi
Fin
De
Semana


XXII.
PUES SÍ

Hablando
Se
Enciende
La
Gente


XXIII.
AMENAZA

Bienaventurados
Los poetas
Pobres
Porque
De ellos
Será
El reino
De los
Suelos



XXIV.
MERCADOTECNIA

Salido
El poema
No se
Admite
Reclamación


XXV.
HANDICAP

No puedo
Dejar
De
Escribir
Porque
Si me
Detengo
Me alcanzo



XXVI.
APODOGMA

El
Respeto
Al
Complejo
Ajeno
Es
La
Paz



XXVII.
MOCAMBO

Hasta
Ayer
Comprendí
Por qué
El mar
Siempre está
Muerto
De brisa



XXVIII.
SALEM

Sería
Más
Fácil
Hallar
Una
Bruja
En un
Pajar



XXIX.
PROPO

Un monumento
Para el
Que
Cometió
Un crimen
Con todas
Las de
La ley



XXX.
MANDAMENTADA

Ama
A tu
Patria
Como
A ti