Thursday, October 28, 2010

POESÍA DECISIVA – FRIEDRICH HÖLDERLIN


Publicaciones

POESÍA DECISIVA – FRIEDRICH HÖLDERLIN
Versión de Breno Onetto

Colección Traducción de Textos – Instituto de Arte PUCV
Año 2000
    Y TE LO PUEDO HASTA DECIR… [Ich kann dir das wohl sagen…] Y te lo puedo hasta decir, que aún me alegro de los buenos tiempos, de los cuales guardo recuerdo; aún sé de las buenas horas, cuyo espíritu puro y bueno y confortable yo desconocía, de modo que me equivocaba con el rostro de los hombres vaciando palabras erróneas desde mi interior. Ahora tengo un hábito desde donde entiendo mucho mejor mi vida; y no me asombra que haya arrancado al encierro de mi soledad y viva mejor en la libertad de la creación y en una vida activa, no muy desconocida pero bien consciente de todo. Tomo el mundo generalmente de un modo totalmente diferente. Me asombro como ha llegado a sucederme esto. Si no supiera que tengo una vida y que a ella le aguarda el placer y la belleza de la vida, no sabría tampoco que este cielo, la naturaleza incorruptible, donde vivo temporalmente: estas quietas y pálidas nubes, bajo las cuales se posa mi nave, y este sol, estos aires favorables, que me dan testimonio de lo más alto y de un porvenir prometedor; que todos estos santuarios, a los que se halla consagrado mi corazón no son únicamente signo del pasado sino también del presente, donde yo encuentro no sólo hombres buenos sino hombres de grandeza: un reconocimiento inconfundible de nuestra naturaleza, con sus hombres grandes y creyentes. Miro gustoso los caminos por los que andamos. ¡Ah celeste divinidad! Como lo fuera antes entre nosotros, cuando te dedicara diversas y no insignificante batallas, con sus frecuentes victorias. Lo admito, habría hecho un montón de afirmaciones, debido al placer en mis lecturas, en que no te ocultara ni a ti ni a tu confesión de las más duras costumbres, casi siempre gratamente, en colinas solitarias que yacen detrás nuestro en las regiones de Tebas, Macedonia, y Atica; por las cimas y quebradas de los verdes valles del Olimpo, en los montes de Tracia, arriba en Lemnos, bajo la sombra de los árboles de la distante Itaca, cerca de Mitilene, de Paros; incluso me hubiese ido con mi vida mejor a los lugares pacíficos en el interior de las islas, o en los sagrados monasterios, o con hombres, en iglesias; así me llamó un dios al descanso, por la excesiva falta de divinidad que hallara entre los hombres, y forzado de esa forma, tal vez por una fuerza suprema se me aparece incluso mi actual actividad, en la que vivo, pero estoy hablando de mí. ¿Cómo he de hablarte más claramente de la felicidad? ¿Hablo de hombres de nuestro mundo cotidiano? Por los aires del cielo se manifiesta la gracia de la divinidad. Reluce por las dichosas habitaciones […]

No comments: