Tuesday, February 28, 2017

Oda a Hölderlin de Hermann Hesse

Amigo de mi juventud, a ti regreso lleno de agradecimiento
De ciertos atardeceres, cuando en el matorral de saúcos
Del jardín dormido
Solo la susurrante fuente suena.

Nadie te conoce, oh amigo mío: en los nuevos tiempos
Muchos se apartaron del encanto tranquilo de la hélade,
Sin oraciones y sin dioses
Marcha prosaicamente el pueblo en el polvo.

Pero la secreta multitud de férvidos ensimismados,
A quienes el dios les tocó el alma con anhelos,
Para ellos las canciones suenan
De tu arpa divina todavía.

Ansiosamente regresamos, fatigados por la jornada,
A la noche ambrosíaca de tus cantos,
Cuyas alas flotantes
Nos protegen con dorado sueño.

Ah, y más ardiente se enciende, cuando tu canción nos encanta,
Más dolorosamente arde hacia el dichoso país del pasado,
Hacia los templos de los griegos,

Nuestra nostalgia interminable.

No comments: