Saturday, December 29, 2012

Vaya Pareja

HÖLDERLIN – BEETHOVEN (Poemas - Bagatelas)




















Ha aparecido hace poco en las librerías españolas el libro «Friedrich Hölderlin – Poemas», versión e introducción de Eduardo Gil Bera, publicado por LUMEN y puesto a la venta al bonito precio de 29’99 euros: no me cansaré de repetir que me parece un robo infame el precio de los libros en este país, un robo vil, ruin y miserable, orquestado, al alimón, por el Ministerio de Cultura, la editoriales y las librerías (que encima van de víctimas). No obstante, yo, con la paga extra de Navidad, ayer me lo compré, y salga el sol por Antequera.
He seleccionado cinco breves poemas de los recogidos en este valioso, y caro, libro. En su día ya dedicamos una entrada a este gran poeta, a este pobre poeta loco, que fue Hölderlin. En esta ocasión voy a acompañar los poemas con cinco piezas también breves de Beethoven, cinco bagatelas de las once que componen su opus 119. Por qué Beethoven: no hay porqué, o quizá tan solo porque ambos, poeta y músico, nacieron el mismo año; el poeta viviría 16 años más que el ilustre sordo, mala la vida que nos toca vivir a los músicos, sobre todo en aquellos tiempos. En estas pequeñas piezas de Beethoven, en cada una de ellas, está encerrada toda la personalidad del maestro; su impronta, su estilo, su genialidad, son reconocibles de principio a fin como en cualquier otra de sus obras mayores. Esto mismo comentaba ayer con un querido alumno a propósito de Schubert. Cuando un artista lo es de verdad, su personalidad, sin él pretenderlo ni empeñarse en ello, queda acuñada en cada porción, por minúscula que sea, de su obra: simplemente no puede ser de otra manera, es así, inevitable e ineludiblemente, y punto. Cuando alguien quiere encontrar un lenguaje propio, quiere poner de manifiesto su personalidad, quiere crear un estilo personal, mejor que se dedique a otra cosa, a vender escobas por la calle, por ejemplo. Con Hölderlin, como no podía ser de otro modo, ocurre lo mismo que con Beethoven o Schubert: no puede dejar de ser Hölderlin, no tiene que buscar, justificar, explicar, tan sólo escribe y ya está, y cada verso es Hölderlin y nada más que Hölderlin.

I · DIE KÜRZE
Warum bist du so kurz? liebst du, wie vormals, denn
Nun nicht mehr den Gesang? fandst du, als Jüngling, doch,
In den Tagen der Hoffnung,
Wenn du sangest, das Ende nie!
Wie mein Glück, ist mein Lied. Willst du im Abendrot
Froh dich bade? hinweg ists! und die Erd ist kalt,
Und der Vogel der Nacht schwirrt
Unbequem vor das Auge dir.
I · LA BREVEDAD
¿Por qué eres tan breve? ¿Ya no te gusta como antes
el canto? En cambio, de joven, cuando cantabas
en los días de esperanza,
¡no dabas nunca con el final!
Mi canto es como mi suerte. ¿Te bañarías a gusto
en el rojo crepuscular? Ya se ha pasado, y la tierra está fría,
y el pájaro de la noche aletea
molesto ante tus ojos.
 
Beethoven · Elf neue Bagatellen Op. 119 · III – Mia Chung 

II · DER GUTE GLAUBE
Schönes Leben! Du liegst krank, und das Herz ist mir
Müd vom Weinen und schon dämmert die Furcht in mir,
Doch, doch kann ich nicht glauben,
Daß du sterbest, solang du liebst.
II · LA BUENA FE
¡Bella vida!, yaces enferma y está mi corazón
agotado de llorar; ya despunta el miedo en mí.
Mas no puedo creer, con todo,
Que mueras mientras ames.
Elf neue Bagatellen Op. 119 · I

III · EHMALS UND JETZT
In jüngern Tagen war ich des Morgens froh,
Des Abends weint ich; jezt, da ich älter bin,
Beginn ich zweifelnd meinen Tag, doch
Heilig und heiter ist mir sein Ende.
III · ANTES Y AHORA
En mis días mozos, solía alegrarme por la mañana,
Por la noche lloraba; ahora, que soy más viejo,
Empiezo desesperado mi día, pero
Bendito y sereno es su final.
Elf neue Bagatellen Op. 119 · II

IV · DAS UNVERZEIHLICHE
Wenn ihr Freunde vergeßt, wenn ihr den Künster höhnt,
Und den tieferen Geist klein und gemein versteht,
Gott vergibt es, doch stört nur
Nie den Frieden der Liebenden.
IV · LO IMPERDONABLE
Si olvidáis a los amigos, si os reís del artista,
y al más profundo espíritu tenéis por bajo y vil,
Dios lo perdona; pero no estorbéis
nunca la paz de los amantes.
 Elf neue Bagatellen Op. 119 · V

 V · AN DIE PARZEN
Nur Einen Sommer gönt, ihr Gewaltigen!
Und einen Herbst zu reifem Gesange mir,
Daβ williger mein Herz, vom süβen
Spiele gesättiget, dann mir sterbe.
Die Seele, der im Leben ihr göttlich Recht
Nicht ward, sie ruht auch drunten im Orkus nicht;
Doch ist mir einst das Heilige, das am
Herzen mir liegt, das Gedicht, gelungen,
Willkomen dann, o Stille der Schattenwelt!
Zufrieden bin ich, wenn auch mein Saitenspiel
Mich nicht hinab geleitet; Einmal
Lebt ich, wie Götter, und mehr badrfs nicht.
V · A LAS PARCAS
Concededme un solo verano, oh poderosas,
y un otoño para que maduren mis cantos,
para que después muera más dócil mi corazón,
saciado del dulce juego.
El alma privada en vida de su derecho divino
tampoco reposa abajo en el Orco,
pero si yo logro lo sagrado
que me importa, el poema,
bienvenida sea la quietud del mundo de las sombras,
estaré contento, aunque mi cítara
no baje allá conmigo. Habré vivido
una vez como los dioses, y más no necesito.
Elf neue Bagatellen Op. 119 · IV

No comments: